Mis 6+1 rincones favoritos de Altea

Si me dieran un euro por cada vez que me presento a alguien y al decir que soy de Altea me dicen “¡hala! Qué bonito, me encanta Altea”… sería rica 🙂 Por que sí, Altea es muuuuy bonita y lo mejor de vivir aquí es que conoces todos los rincones y no sólo los más turísticos.
A continuación va una selección de mis 6 sitios favoritos de Altea.

Mis rincones favoritos de Altea

Las vistas desde PortoSenso Bar
Por raro que parezca, descubrí este sitio el año pasado. Sí, había visto fotos en redes sociales de gente que había estado, pero nunca había llegado a ir. Y, ¡qué pena! Porque desde el momento en que llegué, me enamoré. Es ideal para tapear o ir a tomar algo viendo la puesta de sol. Porque lo mejor de PortoSenso no es la comida, sino las vistas. Sentada en las mesas que dan al mar te sientes como si estuvieras en un barco, con toda la bahía de Altea de fondo, casi pudiendo tocar la isla con los dedos y con Sierra Bernia a la espalda. BRU-TAL. Y, de noche, se encienden unos focos bajo el mar y puede verse cómo pasan los peces junto a las rocas.
Todo lo que os pueda contar se queda corto así que si tenéis la oportunidad de ir, os lo recomiendo al 100%. Eso sí, poned el navegador y, una vez lleguéis al recinto del puerto, no os asustéis si veis la valla cerrada. Si llamáis al timbre os abrirán y al fondo del todo os encontraréis con el bar.

Pizza de El Castell
Si unimos cantidad, calidad y buen precio y le damos forma de pizza nos sale una de El Castell. Y es que hay que ver lo bueeeeenas que están. El Castell es una pizzería situada nada más entrar al casco antiguo por el Portal Vell. Como todos los restaurantes del casco antiguo, ocupa una de las casas auténticas de la zona, reformada por dentro, así que el piso de arriba/terraza es genial en verano cuando está descubierta. Tienen una graaan variedad de pizzas y todas son ENORMES en comparación con las de otras pizzerías del pueblo (cuando las pides para llevar tienen que doblar los bordes porque no cabe entera en la caja, FLIPA). Los entrantes también están muy bien, pero eso sí, NO PIDÁIS PASTA. Para eso mejor id al Stromboli o a Il Timone, porque la de El Castell os va a decepcionar. Lo dicho, aquí hay que venir a por pizza. Sólo tiene dos pegas: que no reparten a domicilio y que en verano hay que reservar casi con una semana de antelación.

Hamburguesas vegetarianas en Mama Rosa
Si lo que os apetece es una hamburguesa original, os recomiendo las de Mama Rosa. A mí, concretamente, me encantan las vegetarianas (la de lentejas está bue-ní-si-ma). Y es que el Mama Rosa es de los pocos sitios de Altea en los que encuentras una carta perfectamente apta para vegetarianos o veganos. En cuanto a la situación, se encuentra en la calle Concepción, paralela a la Calle Mayor, así que no tiene pérdida. También es una casa antigua reformada y con un diseño interior genial, y la parte de arriba tiene una pequeña terracita con vistas a la iglesia.

Helado de Ferrero, Turrón, Pistacho o Snickers en Qvo
Y si después de la pizza o la hamburguesa os apetece un buen helado artesano, los de Qvo son la mejor opción. A mí me tienen enamorada desde que abrieron hace unos siete años. Eso sí, les odio un poquito. ¿Por qué? Pues porque yo tenía mi combinación perfecta, helado de Ferrero Rocher y Turrón de Jijona, hasta que me dejaron probar los de pistacho y Snickers. Antes era tan fácil como llegar y pedir lo de siempre, y ahora tardo mis cinco minutos hasta que me decido.
Os aseguro que están buenísimos, son artesanos (podéis ver cómo los hacen allí mismo) y están muy bien de precio teniendo en cuenta la calidad y la cantidad de helado que te ponen en cada ración. Yo soy de tarrina, así que no puedo opinar sobre cómo son los cucuruchos en general, pero si no tenéis muy claro qué sabor escoger o estáis entre varios, os recomiendo coger un par de mini cucuruchos de 0,50€. ¡Ah! Y algún año he ido a la reapertura allá por marzo y han dado mini cucuruchos gratis para probar nuevos sabores 😀 Lo dicho, es una heladería GENIAL.
La encontraréis nada más pasar el Portal Vell, justo donde empieza la Calle Mayor.

El “mirador blanco” (Glorieta de Francesc Martinez i Martinez)
Seguro que si habéis estado alguna vez en Altea habéis subido al mirador de la plaza de la iglesia. Que está muy bien, es muy bonito y os podéis hacer la típica foto a los pies en la rosa de los vientos. Guay. PERO, no es el único mirador, ni de lejos.
Mi favorito se encuentra a pocos metros de este, bajando por la calle Santa Bárbara. Entre mis amigos es conocido como el “mirador blanco” supongo que porque, a diferencia del de la plaza, el murito previo a la valla es de color blanco. Pero la verdad es que ni idea del por qué exacto del nombre. Es como la rotonda de los patos (en paz descanse 😦 ) que no era una rotonda porque no se circulaba alrededor. Misterios alteanos sin resolver.
Pero volviendo al mirador, su nombre real es Glorieta de Francesc Martinez i Martinez y es genial porque es muuucho menos turístico que el de la plaza. La vista es muuuucho más amplia porque abarca desde la Sierra Bernia hasta Benidorm, pasando por Calpe, Campomanes, La Olla, todas las playas de Altea, el Puerto, la bahía del Albir, Serra Gelada… Vamos, que se ve toda la zona de costa, de norte a sur. Además, está hecho a dos alturas y la parte alta tiene un rinconcito genial al que alguna vez he subido a leer un rato cuando hace buen tiempo. Recomendadísimo.

Zona de la Olla
Y para acabar dejo lo mejor de lo mejor. La Olla. Mi querida partida La Olla (o L’Olla, en valencià). Es, con diferencia, la zona más bonita del pueblo. Tiene campo, tiene playa, tiene la isla, tiene a la preciosa Sierra Bernia bien cerquita y tiene el mejor cole del mundo 🙂 ¿Qué más se puede pedir? Algunos dirán que el haber ido 8 años al colegio de esta zona es el motivo por el que estoy tan enamorada, y no les falta razón. Pero es que es ideal. Puedes ir en bici desde el centro sin problemas, o dando un paseo por la zona de la huerta. O incluso en tren.
Aquí voy a ser un poquito egoísta y me voy a callar cuáles son mis sitios favoritos, algunos muy muy auténticos de la zona y otros un poco más turísticos. Yo, lo que os recomiendo, es que vayáis por vuestra cuenta descubriendo cada rincón y formándoos vuestra propia opinión al respecto. La Olla no os defraudará ❤

BONUS TRACK:
Cafetería d’Origen (Albir)

Vale, no está en Altea sino a un par de minutillos en coche o media hora andando por el paseo marítimo, pero no quería dejarla fuera. Esta cafetería es genial en muchos aspectos. El café está buenísimo, lo tuestan ellos mismos y lo sirven en los típicos formatos (solo, con leche, capuchino, affogato…) y en infusión. Además, tienen varios tipos de smoothies, infusiones y chocolates. Y para comer tienen bagels, tartas (la de queso y arándanos está DELICIOSA), muffins, cookies, napolitanas, tostadas, sandwiches, paninis… Vamos, que es genial. Eso sí, barato no es, así que no esperéis desayunar por dos euros y medio. Y tienen leches vegetales (por el momento, soja y almendras) para los que no tomamos leche de vaca así que ¡eso es un claro punto a favor!

¡Y fin! Espero que, si algún día venís de visita a Altea y vais a alguno de los sitios que os he recomendado, os acordéis de este post y os gusten tanto como a mí 🙂

Anuncios

5 thoughts on “Mis 6+1 rincones favoritos de Altea

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s