Mi experiencia en ¡Ahora Caigo!

Aquí sigo yo con mi empeño de ir tachando cositas de la lista “Tanto por hacer” (se aceptan sugerencias, ¡que al final voy a quedarme sin!). El 9 de marzo fue el turno de la número 34: participar en un programa de televisión.

Efectivamente, ese jueves acudí al plató de Gestmusic en Barcelona para participar como oponente en el concurso ¡Ahora Caigo! de Antena 3 yyyy ¡voy a contaros qué tal fue la experiencia!

—> Pero antes de nada AQUÍ os dejo el link al programa: (para quienes no me conozcáis, soy Marta, la oponente con el nº1 🙂 ¡y salgo a partir del minuto 29!)

NOTA: Como ya ha pasado un tiempo desde la emisión del programa, para verlo hay que registrarse y PAGAR (cosa que me parece un poco injusta, pero bueno). Así que os animo a ejercitar la imaginación y leer lo que os cuento del programa en el post 😀

 

Como resumen de la experiencia diré que no hay dinero que compre lo BIEN que me lo he pasado. Y es que, desde mi punto de vista, “¡Ahora Caigo!” NO es un concurso al que se deba ir con la intención de ganar dinero. Sois 11 y sólo uno se va a llevar “algo”, contando con que el central tiene tres comodines que tú, como oponente, no tienes a no ser que se los “ganes”. O sea que la intención desde el principio debe ser la de pasarlo bien, porque eso sí es algo que está prácticamente asegurado. Me llevo un viajecito a Barcelona, el haber coincidido con gente maravillosa y a quien pienso volver a ver (queda pendiente la quedada en Port Aventura, ¿eh? 😉 ), una noche en un hotel que no habría pisado de no ser por esto, un día en un estudio de grabación con la gente majísima del equipo de producción, y una historia nueva para contar 😀

Esta ha sido la segunda vez que me han llamado del programa ya que la primera fue hace cuatro años, cuando rellené el formulario web y me llamaron para acudir al casting. ¿El problema? Me pilló estudiando primer año de carrera, con exámenes y tal y no pude ir. Desde entonces se me quedó un poquito la espinita clavada, y cuando me volvieron a llamar a finales de enero para acudir al casting que hacían en Alicante no me lo pensé dos veces. Además, casualidades de la vida que ese mismo día tenía que ir a Alicante a hacer un papeleo, así que me vino per-fec-to.
Para el casting no llevaba nada preparado porque, sinceramente, no tenía ni idea de cómo iba a ser. Sí sabía a qué destinar el dinero en caso de ganarlo (esta info os la dejo un pelín más adelante… ¡seguid leyendo!), pero poco más.

Llegué antes de tiempo, pero rápidamente me hicieron rellenar los formularios con mis datos y pasé a la primera prueba de cámara. Al terminar me dijeron que había pasado a la siguiente “fase”, me dieron un par de consejillos para la 2ª prueba de cámara y me mandaron de nuevo a la primera sala para hacer el test. No voy a contar concretamente de qué va cada prueba pooorque te hacen firmar (como es lógico) una cláusula de confidencialidad y, aunque una vez en el programa me comentaron que podía hablar de lo que quisiera en el blog siempre y cuando no destripe mucho de qué va el asunto, prefiero dejar lugar a la imaginación 😀

El caso es que repetí la prueba de cámara siguiendo los consejos que me habían dado en la primera y al finalizar nos avisaron de que a partir de ese momento y durante los próximos 6 meses podían llamarnos para concursar, pero que no era 100% seguro. Yo me volví a casa con una historia que contar a los míos y pocas ilusiones de que me fueran a llamar pronto PERO, apenas un mes después y mientras me probaba ropa aprovechando el remate final de Pull&Bear, me llamó Montse, una chica majísima del programa diciéndome que había sido seleccionada para participar y que el día 9 de marzo me iba a Barcelona a grabar. ¡IMAGINAD MI REACCIÓN! Además, coincidió que quedaban dos días para mi cumpleaños así que no sólo me felicitó por haber sido seleccionada sino que hasta me cantó “cumpleaños feliz” por teléfono. Todo un show, vaya.
Una vez repasados mis datos y confirmada mi asistencia, ya sólo quedaba esperar la llamada del equipo de producción para hablar del tema del viaje. Porque ojo, seamos realistas, una de las cosas que más mola de participar en un concurso es esa sensación de ir a gastos pagados. En mi caso, además, no sólo me pagaron viaje de ida y vuelta, sino también la comida del día de grabación y la noche de hotel. MUY GUAY.

Así que la semana de antes recibí el e-mail con los billetes y el día 9 me planté a las 8:00 en el aeropuerto del Altet, después de haberlo pasado realmente mal en el autobús por culpa del atascazo que había. Por suerte mi vuelo salía en 50 minutos así que fui directa a la puerta de embarque y, ¡rumbo a Barcelona!

VUELO:

– Lo mejor: 1) Se notaba perfectamente que era el primer día de uno de los azafatos así que fue MUY diver verle dar las indicaciones, tan nervioso como estaba. 2) HAY YOROKOBU EN LOS AVIONES VUELING. No me queda muy claro si se pueden coger así como así o no, peeeeeero… 3) Para cuando te quieres dar cuenta ya estás aterrizando porque apenas hay 40 min. de vuelo Alicante-Barcelona.
– Lo peor: Lo de siempre, tengo que hacer un tetris con mis piernas para caber en el asiento sin romperme las rodillas con el respaldo del de delante. Pero eso es algo a lo que ya estoy acostumbrada.

Al aterrizar en Barcelona me llamó el chico que venía a buscarnos y descubrí que quien había estado sentado a mi lado todo el rato era otro concursante xD Así que al salir nos fuimos directos al punto de encuentro y fuimos, junto con otros dos concursantes de Mallorca y Bilbao, en dirección al plató. Allí fue donde descubrimos que no íbamos a participar en el mismo programa, ya que se graban varios al día. Mi ronda era la última, así que tuve la oportunidad de conocer a todos los participantes de las anteriores y ver la grabación de sus respectivos programas. Que, por cierto, no os hacéis una idea de lo RARO que se hace estar viendo a alguien en la tele, que caiga por la trampilla y ¡que aparezca a los pocos segundos por la puerta!

Total, que pude pasar todo el día en el plató y os digo una cosa, aunque en un principio parece un rollo llegar a las 10:30 y no grabar hasta las 18:00, no lo es por una razón: de esa forma vi llegar a todos mis compañeros e hicimos una piña desde el principio. Si, por el contrario, hubiera llegado sobre las 15:00 (que era la opción que me daban en caso de ir en tren), no habría podido disfrutar de la experiencia al 100%. Así que no sabéis lo que ME ALEGRO de haber podido pasar el día entero en los estudios de Gestmusic 🙂

Al llegar al plató nos llevaron al “camerino” (que es una salita con sofás, bocatas y agua donde ves los programas que se van grabando), pero antes pasamos por al lado de donde se graba el programa y poco después se confirmó lo que pensé en ese momento: ¡qué pequeño parece el plató al verlo en persona! Hay que ver lo que hace un buen gran angular… Aún hoy me sorprende, al ver el programa en la televisión, que sean capaces de crear esa ilusión de espacio enooorme. ¡Ya no me creo nada de lo que vea en la tele!
Para la hora de la comida (a eso de las 12:30) ya habíamos congeniado genial un grupillo de 6 de la misma ronda. Es curioso como en situaciones como esta se crean vínculos tan rápidamente. Pasa algo similar en los conciertos. Da igual que cada uno sea de una parte del mapa, tenga una formación y una vida completamente diferente a la tuya. En ese momento te une X (en este caso el participar en el concurso), y eso hace que como por arte de magia te sientas cómoda hablando, riendo y pasando el rato con los demás.

Después de comer y elegir la ropa que íbamos a llevar para el programa, estuvimos viendo la grabación de los anteriores y al rato nos llamaron para hacer la prueba de caída por la trampilla. BUENO, BUENO, BUENO. Con decir que sólo por caer ya merece la pena ir al programa lo digo todo. QUÉ PASADA. Es taaaannnn rara la sensación de que desaparezca el suelo bajo tus pies… ¡Casi me dejo la voz en el grito que pegué! El corazón me iba a mil de los nervios y del susto, pero por suerte pronto nos llevaron a maquillaje y se me quitó la palidez (más o menos) 😉

Pero VAYA CARA. A ver, que luego con los focos, las lucecitas, las cámaras y demás no se nota tanto (no me quiero ni imaginar cómo se me vería si no llevara maquillaje). Pero para mí, que a lo máximo que llego es a ponerme la BBCream a modo de base cuando salgo de fiesta, fue un poco shock verme con tantísimo rimel, tantísima sombra de ojos y tantíiiisimo iluminador (¡con el flash parezco un panda!). Y se supone que es maquillaje “natural”, ¿eh? Pero me encanta la sensación de que me maquillen, y más que lo haga gente acostumbrada a maquillar a actrices y demás. ¡Te hace sentir especial! En cuanto al pelo, me lo alisaron y poco más porque me negué a que me hicieran una trenza (habría quedado un churrillo de cuatro pelos así que NO).

Poco más de media hora después, terminamos de hacer las pruebas de micro y… ¡conseguimos hacernos una foto con Arturo Valls! Cada cierto tiempo pasaba a nuestro lado y nos animaba, pero por lo que dicen pocos consiguen hacerse una foto con él. Pero nosotros insistimos e insistimos y… ¡aquí está! 😀 La verdad es que es tan majo como se le ve en la tele (y más bajito que yo, como me suele pasar siempre que veo a un famoso en persona), y eso es algo que te hace sentir muy cómoda durante la grabación.

Cuando el regidor nos llamó, subimos a nuestras posiciones y sonó la música. ¡Ya empezaba el programa! Como podéis ver en el vídeo, la concursante central me escogió en 5º lugar y fue entonces cuando se me fueron todos los nervios de encima y aproveché para hacer las dos cosillas que tenía pensadas:
1) Hablar del blog. Casi me da un patatús cuando Arturo repitió el nombre y ¡dijo que le gustaba! Porque, la verdad, con lo rápido que hablo a veces tenía miedo de que no se entendiera bien o pasara desapercibido. Peeero no 😀
2) Hablar de mis perris, de mis peques, de mis bebés, de mis amores, de mis queridos Zipi y Zape. ¡E incluso enseñar una foto de ellos! La idea era gastar en ellos el dinero que pudiera ganar, por eso de que ya se van haciendo mayores (12 años) y los gastos veterinarios son caretes, peeeero no pudo ser. ¡Lo siento, cetapés!

   

Luego me tocó jugar con la prueba de “entre 3” y la verdad es que me jorobó un pelín porque a mí me hacía ilusión hacer la típica de siempre del ahorcado (además de que la que me tocó es la única en la que no está permitido fallar >_<). Duré unas cuantas vueltas hasta que me salió la palabra que no voy a olvidar en mi vida: “mondongo”. Y os explico mi razonamiento (en menos de 10 segundos): mondongo = mierda; forma del páncreas = mierda; mondongo = páncreas. En mi defensa diré que he podido comprobar que prácticamente nadie de mi entorno habría acertado, así que me consuela saber que no va a haber mucha coña con el tema 😀

   

Igual si hubiera tenido más segundos habría llegado a la segunda conclusión: mondongo = mierda; la mierda se produce en el intestino; mondongo = intestino. ¡Pero admitid que la primera tenía algo de sentido! ¿O no? 😀 Luego descubrí que efectivamente se le llama mondongo al intestino de algunos animales (e incluso al de los humanos) y que hay hasta recetas que se llaman así. Pero ya era tarde y… ¡caí!

El resto del programa no pude verlo porque rápidamente nos llevaron a unos cuantos al hotel y ya cenamos, me di un suuuuper baño aprovechando la suuuuuper bañera de la habitación y me quedé frita después de contarles a todos mis amigos y familiares cómo había ido el día.

Ahora caigo

Así que, resumiendo: ha sido una experiencia increíblemente GENIAL y divertidísima que repetiría sin duda alguna. ¿La única pega? Que no dicen cuándo se emite el programa, así que llevo semanas pegada a la TV cada día a las 18:45 para ver si salía o no… Por lo demás, todo genial ❤

Y, por último, la gran pregunta… ¿qué hay bajo la trampilla?

Si queréis saberlo sólo tenéis que llamar al 905 446 303 o rellenar este formulario 🙂

Anuncios

3 thoughts on “Mi experiencia en ¡Ahora Caigo!

  1. […] Además, no todo lo que me ha pasado ha sido “malo” en este “año sabático”. Gracias al hecho de no haber podido ponerme a trabajar, he podido dedicar tiempo a la búsqueda del voluntariado perfecto, a estudiar cursos online, hacer manualidades, aprender recetas, hacer ejercicio e incluso a hacer cosas que no tenía para nada pensadas, como participar en Youth Exchanges de Erasmus+, en el Douzelage o en el programa de televisión Ahora Caigo. […]

  2. Ah much gracias por tu relato. Te cuento. Me han seleccionado para ir a grabar el lunes 23 de octubre) justo el día del cumpleaños de mi madre que le fascina Arturo! Viajo el domingo a la tarde y por la mañana nos recogen 7.45 para ir a plato. Me ha servido mu Ho todo lo que cuentas!,. Me ha hecho mucha ilusión que me llamaran. Yo soy cantante así que aprovéchate ese minuto para cantar jaja pero como tú dices lo más importante es toda aventura! Solo una duda es muy alta la caída? Es lo que más me preocupa! Ya te contaré. Viajo este domingo!! Me hiciste recordar todo el casting y como se dio todo!! Un abrazo y un prometo escribirte para contarte la experiencia. Si es un poquito parecids a la tuya, ya me doy por satisfecha!! 😘

    • ¡Hola, Mariela! Gracias por leerme 🙂 Me alegra que te haya gustado. ¡Te aseguro que te lo pasarás genial! En cuanto a la caída… No quiero desvelar mucho, porque para mí lo mejor fue la sorpresa de caer 😀 Peeero si tienes miedo ya te digo que te lo vayas quitando, porque es mucho menos de lo que parece. Es más el hecho de que te pilla desprevenida que la caída en sí. Además, se ensaya antes del programa y hay varias personas encargadas de que todo vaya perfecto, así que donut guorri 🙂 Mucha suerte y… ¡a por los 100.000!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s