Trucos para salir de un bloqueo creativo

Los bloqueos creativos son “obstáculos” que nos impiden que encontremos ideas y soluciones originales. A todos nos pasa, nos va a seguir pasando y no hay nada malo en ello. Forma parte de cualquier proceso creativo pero lo importante es saber “salir” de ellos. ¿Cómo? Aquí os muestro algunas de las técnicas que me sirven a mí cuando estoy en busca de inspiración.

– Salir con Zipi y Zape a pasear
Como todos sabemos, los perros tienen la necesidad de salir unas tres veces al día a la calle. Y eso es algo que a mí me viene genial, porque ese paseo puede ser esencial para dar con una buena idea. A veces, cuando estoy trabajando y siento que me bloqueo, me basta con coger a Zipi&Zape y salir a dar una vuelta. Supongo que el hecho de apartar la mente del trabajo, tomar aire fresco y prestar atención a todo lo que me rodea, ayuda a pensar con mayor claridad.

– Leer un diccionario, los botes de gel y champú en la ducha, los que hay por la calle, las servilletas de un bar, etc.
En definitiva, leer TODO. Esto es algo que hago continuamente sin poderlo evitar (gracias a esta “manía”, me enteré de que existía el Douzelage). Pero es que muchas veces es el mejor recurso a la hora de buscar inspiración. Por ejemplo, en la Universidad, cuando necesitábamos ponerle un nombre a nuestro grupo de trabajo, le dimos mil vueltas sin llegar a ninguna idea. Al final, un día estábamos tomando algo en una cafetería y de pronto una de mis compañeras soltó “¡ORIGEN!”. Cuantas más vueltas le dábamos más nos gustaba: cómo sonaba, lo que significaba, etc. Y resulta que es una palabra que aparecía en un cartel de Café Jurado.

– Divagar en voz alta y grabarme
La mayor parte de las veces siento que mi cabeza va más rápido que el resto de mi cuerpo por lo que cuando pretendo tomar notas de algo que se me acaba de ocurrir, me cuesta expresarlo todo tal y como va “apareciendo” en mi mente. Por ello, varias veces he recurrido a sacar el móvil y grabarme a mí misma hablando en voz alta. Esto funciona mejor cuando está sola y no en transportes públicos/la calle/la biblioteca porque puede que te miren como si estuvieras loca 🙂 ¡Pero nunca se sabe cuándo va a venir la inspiración! Yo una vez me puse a grabar en mitad de Mercadona y lo bueno es que parecía que estaba mandando una nota de voz, así que no me tomaron por loca 😀 Luego, escucho la grabación y entonces sí, la voy transcribiendo para tener un soporte material con el que dar forma a la idea.

– Tirar los dados
Esta idea aún no la he probado en una situación de bloqueo, pero ya os voy diciendo que no consiste en ponerme a jugar a la Oca o al Parchís. Los dados a los que me refiero son unos especiales de storytelling que me regalaron mis amigas por mi cumpleaños. Son 6 dados que tienen en sus respectivas 6 caras un pequeño pictograma: una casa, una maleta, una caravana, un plato de comida, un sol, un corazón, una cara sonriente, una mierda, un helado… Se trata de un juego que consiste en tirar los dados y dar rienda suelta a la imaginación inventando una historia basada en las imágenes de los dados. Pero, además de un juego, me parece una muy buena forma de ejercitar la capacidad creativa de uno mismo. Los míos son de Tiger, pero si os interesan podéis buscarlos en Internet.

– Hacer ejercicio
Durante la carrera ha habido días en que ya no podía más entre las clases, el TFG, las prácticas, el trabajo… Y aún así lo que mejor me venía cada tarde era ir a alguna clase del gimnasio. En mi caso, hacer ejercicio hace que me concentre en otras cosas, como tratar de seguir el ritmo a la monitora de Zumba o seguir haciendo repeticiones con las mancuernas a pesar de que ya empiece a picar. No digo que mientras esté haciendo ejercicio se me ocurra la idea del siglo, pero sí me ayuda a despejarme y retomar el trabajo con una nueva perspectiva.

– Dormir
Va a sonar a que soy una vaga PERO, ¿nunca os ha pasado que las mejores ideas se os ocurren cuando ya os habéis acostado? Si durante el día he estado trabajando en algo y poco a poco he ido perdiendo la inspiración, justo cuando se supone que dejo descansar a la mente, ¡BAAM!, me llueven las ideas. En esos casos, me levanto de la cama rápidamente y lo apunto porque me ha pasado ya varias veces que pienso “mañana me acordaré” y no. Así que apunta-siempre-todo. Aunque sean las 3 de la mañana y te acabes de despertar.
También puede darse el caso de que a la mañana siguiente la idea no te parezca tan buena o, directamente, sea una basura… Pero siempre viene bien como punto de partida.

– Cocinar
En mi casa saben muy bien que cuando estoy en épocas de estrés lo que mejor me viene para despejar la mente es cocinar. Y es que, a mi modo de ver, cocinar no dista mucho de cualquier proceso creativo. Ya sea basándote en una receta o improvisando con lo que tienes, cocinar consiste en crear algo a partir de diferentes ingredientes. Y ME ENCANTA. Nota: si es con música de fondo, mucho mejor. Al menos a mí, cocinar me desestresa tanto como hacer ejercicio o cantar, así que si entre cucharada y cucharada me pego unos bailes en la cocina cantando a voz en grito, es la combinación perfecta anti-estrés & anti-bloqueos.

– Buscar información en Google
Concretamente, buscar información sobre ese concepto que nos ronda la cabeza y al que no logramos dar forma. Este truco lo puse en marcha durante el proceso creativo que dio lugar al proyecto “Encuentra tu calcetín”, con el que gané el premio Alce Jóvenes Creativos de 2015. En el briefing se pedía dar a conocer las dos partes (creativa y digital) de una agencia de publicidad (principalmente conocida por la parte digital). Como la idea era mostrar ese 50-50, me puse manos a la obra y empecé a buscar conceptos que también se correspondieran con ese 50-50 (la teoría de la media naranja, los agapornis que viven en parejas siempre, etc.). Otra cosa que busqué, para poder marcar un timing para la campaña, fue una fecha destacada. Así que allá que me puse a repasar todos los “día internacional/nacional/mundial de…” del año hasta dar con el concepto que unía ambos puntos de partida: el 9 de mayo, día de los calcetines perdidos. ¿Y qué pasó? Que aunque a primera vista sonaba un poco loco, conseguimos adaptarlo a lo que la agencia nos pedía y quedó una idea muy original 🙂 Consejo: nunca, nunca, nunca echéis para atrás una idea por loca que sea porque, aunque no sea la elegida, puede dar pie a que salga la que sí lo sea.

¡Espero que os sirvan de ayuda! ¿Se os ocurre algún otro truco para salir de los odiosos bloqueos?

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s